Mié, 23 Jul 2014 - 11:56 AM
Portada Secciones Publicacion
Emboscada, siete ministeriales muertos
Lun, 07 Mar 2011 - 04:00 AM
En las cercanía de la ciudad de Guasave
Por Redaccíon/El Diario
Guasave, Sin.- La tranquilidad de este municipio se quebró abruptamente con el homicidio de un civil detenido y siete agentes de la Policía Ministerial, al parecer de unidad especializada de reacción inmediata, que fueron emboscados por  al menos  20 sujetos armados que los aguardaban  por la carretera Internacional, en su cruce con calle que conduce al poblado San José de Guayparime, 4.7 kilómetros al norte de la ciudad.

Según  versiones, los sicarios se aprovecharon  de que la Policía Federal de Proximidad Social, antes “Federal de Caminos”, interrumpió desde hace varios meses su vigilancia en la autopista Guasave- Los Mochis, para montar un retén que duró varios minutos y donde aguardaron a tres patrullas de la Policía Estatal que trasladaban un detenido desde  Los Mochis a Culiacán.

El convoy fue atacado, a eso de las 13:30 horas, en el cruce referido, donde  dos de las patrullas fueron paradas a punta de bala, algunas de calibre 50, disparadas por ametralladora Barret (también de uso antiaéreo), de “cuernos de chivo”, AR15 y “mata policías”

 Una de las patrullas estatales logró  atravesar la emboscada pero fue perseguida hasta la entrada de la ciudad de Guasave, donde, frente al estadio de beisbol, se impactó de costado contra el camellón central, acosada a balazos por los facinerosos. Sus ocupantes resultaron heridos y fueron trasladados al hospital local del IMSS bajo un impresionante operativo de policías ministeriales que llegaron de refuerzo.

Al parecer,  el ataque fue motivado por el intento de rescate del detenido que llevaba el grupo especial de la Ministerial del Estado, pero, en virtud que también cayó abatido por las balas, igualmente se rumora que la intención era eliminarlo.

Ante los primeros disparos, dos de las patrullas  fueron paradas en la orilla de la carretera, pero los  policías  que inicialmente  sobrevivieron se parapetaron detrás de una sola, donde fueron vencidos fácilmente gracias a la superioridad numérica y la mayor potencia de fuego de sus adversarios, que, además, estaban mejor colocados y disparándoles en posición de abanico.

Cinco de los agentes quedaron ultimados ahí mismo, junto con el civil que trasladaban, y uno más fue trasladado al Seguro Social de Guasave, donde falleció antes de ser intervenido

Otro agente, el que  tripulaba una camioneta Jeep, de modelo reciente y color gris, al parecer propiedad del detenido, fue de los primeros en caer bajo las balas asesinas; no tuvo tiempo de sacar su arma ni  parapetarse. La unidad que tripulaba quedo en el medio del fuego cruzado

 

Luego de la refriega y una vez que los atacantes se retiraron, el lugar de  los hecho se llenó de militares  y agentes de la Policía Federal de “Proximidad Social”, así como municipales  y estatales.

Fueron precisamente esos policías federales quienes mayor obstáculo opusieron a la labor de la prensa, llegando al grado de  empujar a reporteros (hecho grabado  en cámaras de televisión), a ofenderlos y amenazarlos, como fue el caso de comandante con base en Los Mochis, que dijo a fotógrafo de un medio local que “después se iban a ver las caras en diferentes circunstancias”.

Durante las más de cuatro horas que duraron los peritajes inherentes al levantamiento de los cadáveres, la circulación de norte a sur fue suspendida, y la gran mayoría de los vehículos en tránsito fue canalizada por la calle  Cien

Finalmente, elementos  militares y de la Policía Federal empezaron a retirarse para concentrarse, misteriosamente, en el motel Las Fuentes, que se ubica  a la entrada del poblado Guasavito, a siete kilómetros de donde ocurrió el agarre.

Ahí, prepotentes agentes  de “Proximidad Social” amagaron a reporteros de EL DIARIO DE LOS MOCHIS, tal vez por el hecho de haber sido descubiertos reguardando  la entrada del hotel, a donde penetraron decenas de soldados, tal vez para reguardar a un detenido o interrogar y proteger a policías sobrevivientes.

 Incluso, les tomaron fotos con cámaras y celulares, a los periodistas, bajo la amenaza que iban a  tener registradas sus caras  por “si algo no les gustaba”

 

El Diario
Los Mochis, México
© 2010 - 2014