Lunes 28 de Julio 2014 6:32:27 PM
Estado del Tiempo
Min. a Min.
El sindicato de la Jumapag devora recursos y amenaza con huelga para el lunes
DE PRIMERA MANO
Escrito por Miguel Valle Campos
Viernes 24 de Junio de 2011 04:00 AM
El tamaño de los problemas que carga la Junta de Agua Potable y Alcantarillado de Guasave:

El tamaño de los problemas que carga la Junta de Agua Potable y Alcantarillado de Guasave:
El sindicato cetemista la emplazó a huelga que estallaría el lunes próximo si no regulariza el pago de la deuda histórica con el Infonavit y les entrega casi 40 plazas que pertenecen a la organización obrera. Adicionales son otras minucias que los dirigentes gremiales demandan con carácter de cumplimiento inmediato.
En el diagnóstico de la extrema crisis financiera de la Jumapag cabe incluir al sindicato que encabeza Roberto Acosta, como un lastre que no ha permitido sanear la empresa.
El sindicalismo voraz y sin escrúpulos está enquistado en la Junta y es una esponja de canongías que ya son impagables para la empresa paramunicipal.
De manera irresponsable, la parte patronal permitió durante décadas que la representación obrera se llenara de beneficios sin llegar nunca al hartazgo. La actitud comodina se resume en la frase de “el que viene atrás paga”.
Los trabajadores sindicalizados de la Jumapag tienen uno de los mejores contratos de Latinoamérica y tal vez del mundo, incluidos los países desarrollados.
Y no es una exageración, que conste.
Un ejemplo:
El contrato dice que el trabajador disfrutará de un periodo de vacaciones anuales de 45 días. Pero no es todo.
Está permitida la inasistencia el día del cumpleaños del sindicalizado, más otras concesiones que le permiten disfrutar de casi cien días inhábiles en el año. O sea que por cada dos días de trabajo hay uno de asueto.
Aun más: pueden solicitar un permiso por año de hasta tres meses sin goce de sueldo, y el sindicato ocupará esa plaza hasta que regrese el titular.
La Junta ha incrementado la nómina hasta casi 400 trabajadores, muchos más de los que necesita para su operación.
En el emplazamiento a huelga, Acosta argumenta que la empresa le “debe” 40 plazas que son ocupados por personal de confianza. Esta situación no es nueva. Se dio hace siete u ocho años y a la llegada de la actual administración el sindicato fijó un plazo perentorio para resolver lo que antes aceptó vía negociación oscura con los titulares de la Junta.
El sindicato no entiende razones como esta:
Tiene más personal del que necesita la Jumapag.
De acuerdo con el parámetro de las administradoras del agua potable en el país se determina que deben contar con 4.5 trabajadores por cada mil tomas domiciliarias.
En Guasave, el promedio es de 6.2 trabajadores por las mil.
En otras cifras se concluye que el exceso de personal es de 40 por ciento.
Para justificar esta exagerada nómina, las reglas del sindicato son de las más severas de México.
Si en Juan José Ríos se requiere un cambio de un contenedor de cloro, operación accesible para cualquier obrero de mantenimiento, debe esperar a que vaya un operario de Gusave a hacer la faena, con un costo adicional de vehículo, combustible y pérdida de horas hombre. El sindicato obliga a estos absurdos argumentando que es una operación sencilla, sí, pero no le corresponde hacerla al de la sindicatura.
Si una afanadora es solicitada para limpiar un escritorio que “no me corresponde”, puede quejarse al sindicato de acoso laboral.
También exigen la regularización de la deuda con Infonavit. Es procedente esta demanda, pero el jerarca sindical exige inmediatez en la solución y no acepta que la Junta “pierda” tiempo en el trámite de un crédito para solventar la cuenta con el instituto de la vivienda, al que le debe once millones de pesos, que puede ser menor mediante un solo pago del principal.
Ayer, Roberto Acosta se presentó en la Junta de Conciliación y Arbitraje, en Culiacán, para emplazar a huelga en el corto plazo que se cumple el lunes.
Ninguna consideración del sindicato a la función social de la Junta.
Con intenciones más allá de una defensa gremial, seguramente de tipo político, el sindicato quiere arrinconar a una administración que es más exigente al medir rendimiento para optimizar los pocos recursos disponibles.
Con la necesidad de mayores ingresos para enfrentar la carestía y la voracidad de los dirigentes sindicales, la Junta parece dispuesta a esperar la huelga, para demostrar que con 70 empleados pueden seguir funcionando los sistemas de agua potable en el municipio.
Al sindicato le conviene el escenario porque la Federación de Trabajadores de Guasave y Sinaloa está en vías de elegir o ratificar dirigencia. El secretario general federativo debe apoyar a su afiliado de la Jumapag a cambio del voto que necesita en el próximo congreso.
Roberto Acosta tiene una factura política que cobrar: no lo hicieron regidor.

 

Escrito por Miguel Valle Campos
Viernes 24 de Junio de 2011 04:00 AM
OPINIÓN
NOTICIAS
RECIENTES
COMENTADAS
LEIDAS
WWW.ELDIARIODESINALOA.COM | WWW.ELDIARIODELOSMOCHIS.COM.MX
  Ir arriba  
El Diario de Sinaloa, Los Mochis México © 2010 - 2011 Generada en: 0.0162 segundos
Sitio desarrollado por UPC Technologies